Categorías: Buscador:
 




















Y menuda historia...
Documento sin título

Historia de Marín

Información obtenida en el libro "Pequeña Historia de Marín" de Jose Torres Marinez

Prehistoria
Basándonos en la existencia de Dólmenes podemos afirmar la existencia de humanos de pueblos primitivos en la zona de Marín.
Nos limitaremos solamente a citar cuatro de los dólmenes más significativos que acreditan aquella cultura.

El primero de ellos, conocido con el nombre de "Chan da Armada", se halla situado en términos de la repoblación forestal, inmediato al cruce del camino que conduce a la aldea de Sobreira, se encuentra sin tapa.
El segundo llamado "Casa dol lobos", tambien a la derecha de ese camino, se dice que en su interior se encontraron diversos objetos de oro.

En otra situación a la altura del kilómetro 4 del camino que lleva de Neivó al pico del Faro de Domayo, sita el dolem "Chan de Domayo".Por último el cuarto denominado "Pastoriza"

 

Celtas y castros:

Año 500 ac los celtas se asientan mezclandose con los pueblos indígenas de nuestra zona geográfica. En nuestra villa, en el monte de las siete espadas y la zona de la porteliña cuya cima sirve de mirador natural a un grandioso paisaje que comprende todo el valle de Marín , matizado de suaves verdes, hasta el plateado azul de la ría que se abre al horizonte del inmenso océano, se conservan vestigios de uno de los castros célticos o poblaciones de altura que aún puede ser identificado.

Los pobladodes de antaño lo llamaba "monte da cividade" recordando que sobre la vertiente occidental del mismo, existían en tiempos antiguos numerosas chozas o cabañas contruidas con pequeñas piedras.


Pueblos Celtas


Poblado Celta

 


Restos de murallas Celtas


Portón de entrada al recinto amurallado


Utillaje Celta encontrado en la Porteliña

 

Los petroglifos de Mogor

De los petroglifos encontrados en el monte de Mogor, inmediato a la villa de Marín, se conservan todavía algunos ejemplares de la forma de conjuntos de círculos concéntricos asociados entre sí y del tipo de laberinto.Los laberintos de Mogor tienen gran semejanza con otros similares encontrados en la isla de Wier, al sur de laponia, y en la costa oriental de Suecia, asi como en finlandia en la isla de Gothland, en islandia y en cornualles, lo que sirvió de base a la hipótesis de releerlos como obra de un mismo pueblo navegante y colonizador del oeste européo. es de notar que la aparición de estos grabaods rupestres datan sobre el año 2000 a.c. según la cronoogía más aceptada, osea que en tiempos del dolmen., en pleno neolítico.

El simbolismo del petroglifo de Mogor lo explicó el Sr. Fernandez Gil diciendo que se trata de un monumento levantado por cretenses a su paso por estas costas en honor a teseo, el heroe que, al decir la leyenda, dió muerte al temible minotauro.Pues habiendo analizado su dibujo lo encontró análogo al que figura en las monedas de Knossos, lo que llevó a sostener la tesis aún hoy discutida.

Diversas interpretaciones:

El profesor Dr. Pericot interpreta estos petroglifos como la derivación del arte rupestr de Altamira
Por su parte el Dr. Jesús Carballo sostiene la tesis de qie todos los grabados de Galicia no son si no obra de los primitivos celtas y tienen por origen el culto a los muertos, constituyendo las mejores pruebas de la cultura de los túmulos.

El Dr. Ferro Couselo afirma que no son otra cosa que marcas de término, que se refieren a posibles delimitaciones comerciales.


Petroglifos de Mogor


Petroglifos de Mogor

APARICIONES DE SAN MIGUEL

Acaecida en la Isla de Tambo dio lugar a la creación de una iglesia o ermita en la isla, la fecha de su creación se estima en el 525 dc .El precedente de esta noticia ha de encontrarse en la << Vista Sanctiesimi Fructuosi Espiscopi >> de San Valerio, en donde se afirma que aquel santo fundó el monasterio Feonense, identificado hoy con del de Poyo, pasqndo después a la isla de Tambo para erigir allí una iglesia o monasterio.

SAN MIGUEL Y LA DANZA DE LAS ESPADAS.

Como manifestación coreográfica de caracter popular, la danza consiste en la actuación de un conjunto de personas que ejecutan acompasados movimientos y armónicas cadencias del cuerpo, marcando ciertos pasos, mudanzas y actitudes al son de la música. Esta danza aparece en una época no bien determinada, cuya cronología es difícil de precisar a causa de la desaparición del archivo del priorato de Osera que guardaba las fuentees directas de todo el desenvolovimiento de la villa a lo largo de sus siete siglos de abacial señorío.


Plaza de la constitución - Marín
" Vista del priorato de Marín"

En todo caso su creación podría suponer un hecho relacionado con la creación de la cofradía de San Miguel que el gremio de mareantes de nuestro puerto llevada a cabo allá por el 1639. Pero sea cual sea el momento preciso de su creación, debemos recordar que nuestra danza de las espadas se constituye desde el primer momento con caracter religioso.Formada siemrpe por personas sencillas y creyentes y no por bailarines profesionales conjuntados.


Danza de las espadas


Danza de las espadas


Danza de las espadas

DON DIEGO ARIAS Y EL PREMIO A LA LEALTAD

Despues de la batalla de viadangos en la que los gallegos fueron derrotados por las tropas aragonesas la situación se volvió crítica para doña Urraca que le hace planear un viaje a galicia para reconciliar los pueblos.Intentó recabar la el auxilio de la nobleza gallega con la que pensaba rechazar a los invasores de sus estados. Por la ayuda prestada doña Urraca quiso corresponder tan noble gesto otorgándo terrenos al clero , caballeros y señores de las tierras gallegas. Fue el caso del caballero Diego Arias que con 32 años fué agraciado con la donación real del coto y villa de Marín en el año 1112. Es de contar que su vida fué bastante larga mas de 70 años. Don Diego cedió todos sus vienes al monasterio de Santa María de Osera en el que se encontraba incluido el señorío de coto y villa de Marín.

La donación transcrita citaba así:

REAL CARTA EJECUTORIA SOBRE PLEITO ENTRE EL MONASTERIO DE OSERA Y EL PÁRROCO DE SAN JULIÁN DE MARÍN anno domini 1748 , fol 11

En el año de mil ciento y cincuenta y uno en que el Emperador don Alonso peleó contra los muzmitas de córdoba y los venció, expidió el privilegio en el cual junto con sus hijos e hijas, por las Almas de sus padres y remisión de sus pecados otrogó carta de donación a Dios y al Monasterio de Santa María de Osera y a don García su Abad y a sus sucesores, de la villa llamada Marín, sita en tierra de Morrazo, que S.M. había dado a Diego Arias y a su mujer, y se la dió y concedió al Monasterio y Abad con todos sus términos, pertenencias e derechuras por donde quiera que se pudiesen hallar y se la costeó para que no entrasen en ella Merino ni Sayón ni otro hombre alguno, sino que la tuviese cautada, libre y quieta perpetuamente por Juro de heredad, imponiendo penas y maldiciones a cualquiera de su linaje u otro ageno que rompiese este hecho.

Don Diego se hizo fray sin problema alguno y Marín pasó a ser propiedad del Monasterio de Osera. Pero a los 4 años Don Diego doblegó su profesión de fray y quiso entrar en una orden Militar "Los Caballeros Hospitalarios de San Juan de Jerusalén" que residían en Santiago.

El Abad intentó reiteradamente convencerlo que de que no abandonase los habitos mientras la orden lo coaccionaba para que las propiedades de Don Diego (Entre ellas la Villa de Marín) pasase a ser propiedad de esta orden. En este asedio solicitando los bienes de Don Diego y más por sacar a Fray Diego de su pecado decide recurrir al Papa Adriano IV rentonces reinante y en el mismo año de 1155 envía a roma unos comisionados para someter a la autoridad del pontífice la resolución pertinente de este grave caso. << Abbas et Monanchi - dice el texto de Peralta., acepto consilio, ad Dominum Papam quosdam de consociis misserunt.>>.Después de oidos del papa, regrasan a Roma los monjes comisionados y traen consigo las Letras Apostólicas en que Adriano IV manda que les fuesen intimadas al monje fugitivo sin dar lugar a súplica o apelación alguna - << remota dilatione et apelliatone>> - para que volviesen a su Monasterio de Osera. pero llevada a cabo esta diligencia desoyó Fray Diego el requerimiento y quedose con los Hospitalarios.De esta manera si antes fuera desobediente a su superior el abad Don García, ahora, llegando al colmo de su contumacia, se niega a someterse al mandato del pontífice, gesto de suprema rebeldía que la providencia se encargó de castigar, pues al poco tiempo sobrevino al deshilachado monje una repentina muerte que debió acaecer a principios de 1157.

PRETENSIONES DE LOS TEMPLARIOS DE JERUSALÉN

Las consecuencias de la rebeldía de Fray Diego no se hicieron esperar, ocurrida su muerte, los templarios de jeruralén reclaman para su orden los bienes pertenecientes a Diego arias, especialmente el Señorío del Coto de Villa de Marín.

Como resultado se entabla un largo y complicado pleito entre los caballeros de San Juan de jerusalén y los monjes de la Abadía de Osera. .

El prior del Hospital y el Abad de Osera acuden al Cardenal Jacinto legado pontificio en España, pidiendo el Prior del hospital nn nombre de la orden de los Caballeros de San Juan de Jerusalén que se le entregase el Coto de la villa de Marín, y por parte de abad de Osera, los bienes enteros del difunto monje, tal como habían sido cedidos en el momento de su profesión monástica.

El abad de Osera , no negó los argumentos de los caballeros los cuales relataban el trato que Don diego habia recibido por su parte, la compañía ofrecida hasta la muerte, sustentándole y curándole de su enfermedad y la sepultura en su convento. pero en vez de ennoblecer sus actos obró diciendo que todos ellos eran merecedores de castigo, por haber recogido contra la voluntad del monasterio y de su Abad al monje fugitivo, amparándole en su apostasia y reteniéndole aún después de haberle sido intimadas las letras apostólicas, las cuales exibió allí justamente con el documento real de la donación de los bienes y el testamento de Fray Diego en favor del Monasterio de Osera.

Como el caso no era facil encomendaron la resolución del conflicto a un tribunal el cual vaciló en no dar resolución al contencioso y enviar la causa al obispo de Lugo, pero al final acabó por pronunciar sentencia.

Esta sentencia no fué gratificante para la orden de los caballeros pero aceptaron ya que vieron que las cosas marchaban favorablemente para Osera. su parte constaba de , un casal en Deza, Camba o Dorra y cien sueldos.El resto del capital de Don Diego fué para Osera.Como nota referida incluiré que nuestro escudo de armas está timbrado con la corona pontificia en base a la ratificación por parte de la iglesia, por medio de la bula de amparo dada por el papa Adriano IV en 3 de Julio de 1155 en la que se toma bajo la protección de la sede apostólica al Monasterio de Osera y todos sus vienes y posesiones incluida la villa de Marín.

EL COTO DE LA VILLA DE MARÍN

El puerto de San Xian dos ancorados:

La limpia y espaciosa bahia de Marín, formaba un suave y prolongado arco de la costa, extenso y dilatado arenal ligeramente interrumpido por las pedras da Mouta y la de canto da area, que se alargaba desde la Punta Pesqueira hasta placeres. En este arenal se abrian las desembocaduras de los ríos Gudín y Lameira, dando lugar esta última en pleamar a una pequeña ría que servía de dársena de refúgio para toda clase de embarcaciones.Nuestro puerto era muy conocido desde muy antiguo con el nombre de Porto de Xiao dos ancorados por su seguro fondeadero al abrigo de todos los vientos.
Este puerto centralizó todo el tráfico de la ría y el creciente movimiento de buques, lo que contribuyó a aumentar la población de la villa. El nombre del puerto hace referencia a San julían, sin duda la entidad parroquial más antigua del término municipal que comprendía todo el valle sobre el que hoy se asienta la villa.

LOS ORÍGENES DE LA VILLA

Con anterioridad al siglo XII la villa de Marín estaba limitada a un pequeño número de viviendas levantadas aisladamente a la orilla del mar. Las primeras edificaciones fueron construidas a uno y otro lado del río Lameira, pero pronto aparecieron los primeros grupos que formaron los primeros núcleos de la integración urbana.

Estros nucleos de población eran: Puerto de Marín: comprendiendo las edificaciones situadas en los márgenes derecho e izquierdo del río Lameiran en la cual estaban inluidos la Banda del Río, Ribera, Veiguiña y Calzada, Puerto Zapal, Puerto Gudín y Pousos da area.

Al tiempo que esta aglomeración urbana se iba conformando comenzó a usarse el nombre de Marín para designarla, vocablo de clara raiz latina derivado de "mare" que alude a la circunstancia de estar edificada la villa sobre un leve promontorio que a manera de cuña se introduce en el mar.


Puerto de San Xiao dos Ancorados

La demarcación de la villa literalmente citaba así:

<< Empieza en el canto ca Area en el Marco que se llama Estrivela, según confinante hacia a la mar y desde allí al marco que está en un peñasco largo con su cruz y remates, el cual peñasco está junto a la casa que fué de Don Juan de Pazos , y desde dicho peñasco va a otro marco más alto que está junto a la casa de Gregorio de Dios vecino de Lourizán, el cual dicho marco tiene su cruz sin remate - y desde dicho marco derechoal marco de Padrón do Valo y desde dicho marco a otro que se llama Marco de la Sierra - y desde el dicho de la Sierra el Marco que se dice do chan do campo da Portela - y desde allí al marco que se dice de fogono Val del Monte de los escalos de redondela en donde se dividen las tres jurisdiciones de Marín, Pontevedra y Cangas - y desde allí derecho al marco (do Prado que está en la Vega) que fué de Diego Graña - y desde allí al Marco que se llama de Matuján - y del por el camino derecho al de la chan de las penizas - y desde allí alque se dice y nombra de la fuente de Lebón y de ese derecho al que se nombra en Baguin que está entre las feligresías de Santo Tomé de Piñeiro y San Jorge de Mogor mirando hacia el mar y desde el marco de Bguin por la ría de arriba hasta el marco de Estrivela primera demarcación. >>


Delimitación del coto de Marín, Priorato de Osera

AMBICIÓN DE LOS NOBLES

Tal era la ambición desmedia de los nobles por posesiones que se dieron en ataques hacia las posesiones de Osera haciendose con varias de ellas incluida en estas la villa de Marín que fué tomada en propiedad por el conde de Altamira como descendiente de Don Lope Sanchez de Ulloa, que llevara en encomienda durante algún tiempo la villa Y coto de Marín. Llevado por sus ambiciosas miras,Don Lope Sanchez de Moscoso ( Conde ade Altamira ) con notoria ostentación de su poder, se hacía pasar por señor de la villa de Marín y como tal imponía pechos y derechos de su coto, ejecutaba sentencias y mandamientos sobre los vasallos del Monasterio y ejercía en fin, todos los atos propios de un auténtico y efectivo señorío abusando de la transigente actitud del Abad de Osera.Incluso llegó a levantar tres palos de la horca en lo alto del monte de Lourizán desafiante al resto de poderes jurisdiccionales.

Tales son estas acciones bandoleras que adquieren un caracter verdaderamente crítico y obligan a los monjes a dejar su actitud de callado y buscar remedio a tales males y agravios.Era tal la situación que los propios monjes se veían amedrentados de verse desposeídos y desalojados de sus propios señoríos. Por ello deciden acudir a los reyes en demanda de castigo para los culpables.Temerosos de las represalias por parte de los nobles pero firmes en sus reivindicaciones decidieros visitar personalmente a los reyes católicos que estaban en aquella época en Santiago a los reyes les pareció justa la petición por parte del Abad Don Suero y manifestaron que tomarian a su cargo la enmienda y reparación de los abusos.En efecto, con la decisión y enegía que que caracterizaba a sus actos de gobierno, depacharon los Reyes en 4 de octubre del mentado año de 1496 una carta real de seguridad en favor del Abad de Osera dirigida al gobernador del reino de Galicia Don Diego Lopez de Haro. A estas ordenes reales hicieron caso omiso los nobles gallegos ya que poco tiempo después en 21 de diciembre del mismo año se hubieron de dictar nuevas reales cartas ejecutorias condenando a dichos nobles a devolver al Abad y Monasterio de Osera el coto de Marín de demás propiedades.Nuevamente el conde de Altamira se negaba a tales dictados y otra vez el abad hubo de elevar una queja a los Reyes los que requirieron la presencia de Don Lope Sanchez Moscoso para ser requerido y conminado a deponer en el acto su actitud de rebeldía.Fue después de ese momento que el coto de Marín volvió a manos del Abad de Osera terminado así la disputa y violencia entre el monasterio de osera y los nobles gallegos.

Con el descubrimiento de américa y su fiebre de índias los puertos gallegos se llenaron de naves y de tránsito marítimo desde principios del siglo XVI. Por los ataques navales sufridos por parte de los corsarios en nuestra villa en Marín concurrieron en la fortificación de la villa.


Plano del antigüo fuerte de la villa

LA COLONIZACIÓN MARINENSE

A lo largo de casi cinco siglos, desde la expedición de cabrera, Marín alentó a sus hijos la ilusión de América, una corriente emigratoria cifrada anualmente en cientos de personas.Muchos emigraban a Argentína. Estos marinenses fueron los iniciadores de la fusión de razas entre los naturales y los conquistadores. Fueron los primeros que roturaron por primera vez la tierra virgen, introdujeron la técnica de la ganadería, abrieron industrias y establecieron el intercambio comercial de productos, y siempre con el arma bajo el brazo, fundaron colonias y resguardaron el imperio de la ley.

Queden como símbolos los nombres de Enrique Fernandez Campos, audaz explorador del apartado territorio de Formosa, fundando pueblos y estableciendo colonias a orillas del Pilcomayo; Lorenzo Blanco Cicerón, fiscal que fué de la Real Audiencia de Santiago de Chile y oidor después de las Charcas y Buenos Aires.

Toda la colonización marinense tuvo como capital espiritual la ciudad de Córdoba que Cabrera fundara con un puñado de supervivientes de su expedición.

JURISDICCIÓN SOBRE LA RIA

El derecho sobre el mar de la ría era privativo de la abadía de Osera. Zona marítima: Conforme salía de la parte de Marín y tierra del morrazo, Bueu, y Aldán, hasta la isla de Bayona por una parte y por otra lo que confina con barnos, Mieira, Raxoo, AngenJo, POrtonovo, tierra de Lanzada e isla de salvora, hasta las Tranzoeiras de Anguiño.

Esta era jurisdicción marítima del monasterio de Osera que era ejercida por medio del Priorato de Marín. Esta fué causa de disputas también ya que los vicarios del señorial arzobispado de Pontevedra, pregonándose como agentes de la autoridad y con el pretexto de reglamentar y vigilar las artes de pesca utilizadas tomaban atribuciones que no les competían.

Los monjes por su parte pecaron nuevamente de remisos y poco interesados en sostener sus privilegios.Esto fue aprovechado por parte del arzobispado para transformar su primitiva función gremial de vigilantes de pesca en ejercicio dominante y a veces tiránico señorío sobre el mar. Una vez mas el Monasterio de Osera recurrió a las autoridades para recuperar lo que le pertenecía. Estudiada la petición por parte de los organismos de justicia y mediante las reales cartas de 1618 y 1650 volvió a manos del monasterio de Osera el derecho sobre el mar.


Jurisdicción Marítima de la villa y coto de Marín

Durante mucho tiempo continuaron las disputas e intromisiones por parte de la Mitra compostelana en la jurisprudencia marítima del coto marítimo de Marín. La cancillería de Valladolid con mucho tiempo para haber estudiado con calma la cuestión dicata la extraña sentencia de 25 de septiembre de 1562 en favor de la Mitra compostelana, dando por bien probado su derecho de posesión y jurisdicción sobre el coto y villa de Marín, absolviendo de la demanda al Arzobispo de Santiago.

La resolución dictada e Valladolid causó notorio disgusto en Osera y los mojes recurrieron contra ella y el 1 de Junio de 1571 fué dictada sentencia definitiva revocando el fallo 9 de 1562 y condenando al arzobispado de Santiago y a sus sucesores en la Metrópoli, bajo pena de 50.000 maravedíes.

Continuará


Galería Fotográfica:

Desarrollado por Cibervision Networks S.L. © Todos los derechos reservados